En un lugar de Valencia, cuyo nombre no quiero citar, un señor de iglesia y ocupaciones diarias en la misma, charlando sobre actualidades, me dijo:
 "
Don fulano ya dijo que esto no está para durar más de 30 años." 

Escuchar esto, me hizo recordar el título de una de las cien mejores novelas en español del siglo XX. Quizás porque uno de los temas principales es:
   
La imposibilidad de acceder a algunos conocimientos de la verdad, este es uno de los aspectos de la novela que más llaman la atención, ya que deja sin aclarar un aspecto fundamental de la historia: cómo fue posible que el asesinato de Santiago Nasar no pudiese llegar a ser evitado dadas las circunstancias públicas en que se desarrolló.Una muerte anunciada que nadie creyó y los pocos que la tomaron como cierta no la pudieron detener. 

Dejando la novela de lado, después de sólo recordarla, no dejo de pensar en aquella conversación. Una conversación en la que sólo pude ver la facilidad con que podemos caer ante la tentación de una RESIGNACIÓN Y PASIVIDAD contemplativa.  Una resignación que paraliza. Que nos impide ... ALABAR.

Pero me reconforta, me alegra, me motiva y doy gracias por todas las Martas y Marías, sobretodo por todos esos Lázaros que sólo con su estar diario demuestran que la Vida no puede morir, aunque sí se puede dormirla. 



Entradas populares de este blog