Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017
Imagen
Y colorín colorado, ni es un cuento ni ha acabado. Solo ha empezado.


Que pena me doy a mi mismo, mucha pena, cuando me encuentro creyendo con que ya uno lo sabe todo. Cuantas cosas aún por aprender, descubrir. Incluso de detalles conocidos que han pasado desapercibidos durante años, y que tienen un significado trascendente para la vida. 
Me dan miedo los que se creen que se las saben todas, los suficientes. Sin darse cuenta van cerrando su corazón al Señor, terminan centrados en sí mismos. (Papa Francisco)
Hoy aprendí, y estoy contento, doy gracias por ello, por el mensaje que Jesús da el día de su resurrección tan solo en un detalle de los muchos que se pueden encontrar de su resurrección. El detalle significativo de dejar el sudario, no con las vendas por el suelo, sino enrollado y aparte. Claro que hay muchas y muy ricas interpretaciones, pero me llenó la que hoy el sacerdote de mi parroquia dió a este hecho en su homilía. 
Entre las costumbres hebreas, está la de la servilleta, el pañ…
Imagen
<<Mi siervo David será su rey,
el único pastor de todos ellos.
Caminarán según mis preceptos,
cumplirán mis prescripciones
y las pondrán en práctica. ...
y mi siervo David será su príncipe para siempre.>>Ezequiel, 37,21-28













No es necesaria una gran visión profética o teológica para ver que Jesús es el Mesías prometido de Dios a Israel, y a su vez el Salvador del mundo. Hasta ciegos como Bartimeo pudieron ver y gritar que Él era el Hijo de David, y creer en todo lo que ello significa y conlleva. (Mr 10, 46-52) Dios nos regala los ojos de la fe para que veamos más allá de nuestras propias narices. 
La fe de Jesús me lleva a depender y tenerlo todo en Dios, pero a la vez, a vivir de tal manera, que teniéndolo todo, viva como si nada  tuviera. Creer no es un motivo de vanagloria, ni de comodidad y estancamiento, es una necesidad vital que nos ha sido regalada. Es un don, una dádiva, una gracia, que más que hacerme sentir satisfecho, debe hacerme sentir necesitado. Necesitado de Di…
Imagen
En un lugar de Valencia, cuyo nombre no quiero citar, un señor de iglesia y ocupaciones diarias en la misma, charlando sobre actualidades, me dijo:
 " Don fulano ya dijo que esto no está para durar más de 30 años." 
Escuchar esto, me hizo recordar el título de una de las cien mejores novelas en español del siglo XX. Quizás porque uno de los temas principales es:
La imposibilidad de acceder a algunos conocimientos de la verdad, este es uno de los aspectos de la novela que más llaman la atención, ya que deja sin aclarar un aspecto fundamental de la historia: cómo fue posible que el asesinato de Santiago Nasar no pudiese llegar a ser evitado dadas las circunstancias públicas en que se desarrolló.Una muerte anunciada que nadie creyó y los pocos que la tomaron como cierta no la pudieron detener. 
Dejando la novela de lado, después de sólo recordarla, no dejo de pensar en aquella conversación. Una conversación en la que sólo pude ver la facilidad con que podemos caer ante la tentación …
Imagen
No llevemos la cruz sólo como un símbolo de pertenencia, como “un distintivo”, sino miremos al Crucificado como a “Dios que se he hecho pecado” para salvarnos. Es la exhortación del Santo Padre Francisco en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta. Tres veces Jesús en el Evangelio de la liturgia del día dice a los fariseos: “Morirán en sus pecados”, porque tenían el corazón cerrado y no comprendían aquel misterio que era el Señor. “Morir en el propio pecado es una cosa fea”, dijo el Papa. La serpiente de bronce: el que la miraba, quedaba salvado
En su diálogo con los fariseos, Jesús recuerda: “Cuando habrán levantado al Hijo del hombre, entonces entenderán que Yo soy y que no hago nada por mí mismo”. La referencia de Jesús es a cuanto sucedió en el desierto – narrado por la Primera Lectura – cuando el pueblo, que no podía soportar el camino, “se aleja del Señor” y “habla mal de Moisés y del Señor”. Llegan las serpientes que muerden y causan la m…
Imagen
Domingo V de Cuaresma - Ciclo A - 02/04/2017
Parece que el comportamiento de Marta había cambiado desde aquel encuentro en que el Maestro le dijera:  
Seguía siendo la misma mujer activa, ocupada e inquieta, pero la enseñanza amorosa de Jesús, en ella no había caído en saco roto. Por el relato del evangelio que hoy nos ocupa, se desprende que Marta ahora ha centrado su actividad, no en hacer cosas, sino en el empeño de que las cosas cambien.

Parece ser que ahora es Marta la que elige la mejor parte, la que no le será quitada: 
"Cuando se entera de que Jesús llegaba, corre a su encuentro, mientras que María se queda en casa." 
La actitud de estas dos hermanas, amadas por Jesús por igual, y que a la vez aman al Maestro con la misma intensidad, me hace recordar que a pesar de mi buena relación con Dios, muchas veces puedo caer en las tentaciones de un activismo descentrado de Cristo, como el de Marta en aquella ocasión, o bien como el de María ahora, el de un pasivísmo resignado: 
N…